22 febrero, 2012

No existen pruebas suficientes que avalen el uso de ibuprofeno y paracetamol combinados para el tratamiento de la fiebre




La fiebre es un motivo de consulta muy frecuente tanto en Atención Primaria como en Urgencias de
los hospitales generando, en muchas ocasiones, ansiedad en los padres. Para su tratamiento se utilizan antipiréticos como el ibuprofeno y el paracetamol, cuya eficacia y relativa seguridad en monoterapia están demostradas. En la década pasada surgió una nueva “costumbre” que consistía en combinar de forma alterna dichos fármacos, con el objetivo de obtener un mayor descenso de la fiebre. Dada la frecuencia con la que se utiliza esta nueva pauta, es necesario conocer su eficacia y seguridad para poder integrarla o no en nuestra práctica médica diaria.

La administración de antitérmicos de forma alterna es una práctica ampliamente extendida

entre padres y pediatras.

En muchos casos, su uso se centra más en el descenso de la temperatura por la “fobia” a la fiebre

que en la búsqueda

de una mejoría del confort del paciente.

Los resultados de la presente RS recomiendan no aconsejar el uso combinado de antitérmicos,

dado que no existen

pruebas sobre su eficacia ni datos sobre su seguridad que apoyen su uso.

Además, la función de los antitérmicos es

tratar un síntoma que por sí mismo no causa daño, sino que es un aliado

para el control de la infección5.

En este contexto, cuando se considera necesario su tratamiento, actualmente

es aconsejable tratar la fiebre con

un solo fármaco.

Tomado de evidencias en pediatria

Publicar un comentario