18 mayo, 2013

Comer con menos sal previene la hipertensión y reduce en un 25% el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares


La sal es el principal factor de riesgo para tener presión arterial alta. En las Américas, un tercio de la población padece hipertensión

Washington, DC, 17 de mayo de 2013 (OPS/OMS).-

 Al menos el 30% de la población de las Américas sufre de hipertensión y el alto consumo de sal en la dieta es su principal factor de riesgo. Reducir la ingesta de sodio puede bajar la presión arterial alta a niveles normales en un tercio de quienes la padecen, así como prevenir 1 de cada 4 ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares en el mundo.

“La presión arterial alta es una condición tratable y se puede prevenir mediante cambios en el estilo de vida, sobre todo a través de la reducción del consumo de sal y la realización de ejercicio físico”, afirmó el asesor regional en enfermedades cardiovasculares de la Organización Panamericana de la Salud/ Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), Pedro Orduñez, en el marco del Día Mundial de la Hipertensión, que se observa el 17 de mayo.

La disminución de la ingesta de sal en la población es la intervención de salud pública más costo-efectiva para reducir la hipertensión. La OPS/OMS recomienda consumir menos de 5 gramos de sal -o 2.300 miligramos de sodio- al día. Sin embargo, en las Américas el consumo de sal es el doble: asciende a casi 11 gramos en la mayoría de los países.

Aunque en la preparación y al comer las personas agregan sal a las comidas, una gran parte del consumo de sodio proviene de los alimentos procesados, envasados y listos para consumir, explicó Branka Legetic, coordinadora interina del proyecto de Prevención y Control de Enfermedades Crónicas de la OPS/OMS y encargada de la Iniciativa de Reducción de Sal. Evitar este tipo de alimento, y privilegiar los naturales, frescos y los libres o bajos en sodio, resulta una de las opciones que el consumidor puede tener en cuenta.
Publicar un comentario