21 junio, 2015

El cálifont no debe instalarse en el baño

Está prohibido por norma, pues su combustión contiene monóxido de carbono, cuya inhalación puede ser fatal. Conozca algunas recomendaciones para un funcionamiento más seguro. 


Resultado de imagen para monoxido de carbono

La muerte de dos niñas, una de siete y otra de 15 años, a causa de la inhalación de monóxido de carbono en Quinta Normal, es un llamado de alerta para que en los hogares se revise el estado de funcionamiento de los cálifonts. Según comprobaron fiscalizadores de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC), en este incidente, su ubicación dentro del baño influyó en el lamentable desenlace.
Al visitar el lugar de la tragedia constataron, además, que el artefacto no contaba con un conducto para evacuar los gases de la combustión al exterior. Asimismo, las malas condiciones de instalación provocaban el recalentamiento del aparato, el que utilizaba gas licuado suministrado desde un cilindro. Todas esas acciones fueron calificadas como prohibidas por la superintendencia.
Por ello, hicieron un llamado para sacar estos artefactos del baño. Recalcan que la normativa lo prohíbe, pues su combustión contiene gases contaminantes que pueden ser fatales. Tal como estaba en la residencia de Quinta Normal, equivalía a tener el tubo de escape de un camión dentro de un recinto cerrado, es decir, una "trampa mortal", aseguran.
Para cumplir con la normativa, aconsejan contratar un instalador autorizado por la SEC, para sacar el cálifont cuanto antes, con el fin de que los gases puedan evacuar hacia el exterior. Dichos especialistas se pueden consultar en www.sec.cl.
Nos explicaron en ese organismo que están trabajando con el fin de conseguir que los artefactos de calefacción y cálifonts que se comercializan en el país sean seguros y con altos estándares de calidad. En este sentido, el "Sello SEC" es una etiqueta que certifica que los artículos han superado una serie de pruebas y que cumplen con estándares internacionales.
Este distintivo, que debe estar visible en el producto o en el embalaje, contiene información que es posible leer a través de un código QR, con un celular smartphone , lo que permite acceder a datos como la marca, el modelo, el número de certificado de seguridad y el país de procedencia, entre otros. También se puede obtener esta información a través de un código numérico que se introduce en www.sec.cl.
Hacen un llamado a los consumidores para que solo adquieran productos en el comercio establecido, y que cuenten con esta etiqueta, la cual es obligatoria desde mayo de 2013.
Para verificar que los sellos vengan en los cálifonts, a la SEC le corresponde establecer los protocolos de ensayos, autorizar a los laboratorios que los realizan y fiscalizar en el comercio que se cumpla esta norma. Observan que al instalarlos se debe considerar una serie de aspectos técnicos que solo pueden ser definidos por personal especializado, por lo que no es recomendable que los usuarios tomen esta decisión por sí solos.
Como consejo informan que también es importante seguir siempre las indicaciones del fabricante y realizar una periódica y acuciosa mantención.
También estufas
El monóxido de carbono no solo emana de los cálifonts. Tiempo atrás, dos estudiantes universitarios fueron encontrados muertos en su departamento en el sector de Playa Ancha, Valparaíso, tras inhalar este mismo compuesto, pues se quedaron dormidos con una estufa de parafina encendida en circunstancias que el espacio no contaba con suficiente ventilación.
Una recomendación de la SEC para los calefactores a kerosene, en especial si son antiguos, es encenderlos fuera de las habitaciones, ya que generan gases que pueden ser nocivos al momento de iniciar la combustión.
No obstante, si se trata de equipos con una mayor tecnología, se pueden prender y apagar en el lugar a calefaccionar. En ambos casos, jamás hay que recargarlos mientras se encuentren encendidos, para evitar la ocurrencia de accidentes.
Alerta
El monóxido de carbono es imperceptible, invisible y silencioso. Los primeros síntomas de su inhalación son dolor de cabeza, mareos, náuseas, confusión y debilitamiento.

Tomado de Economía y Negocios
Publicar un comentario