04 marzo, 2012

EMBARAZO Y SALUD BUCAL.-




Dra Caro Neira Rau

@CaroRau


Muchos son los mitos acerca de la salud bucal durante el embarazo, muchas mujeres atribuyen perdida de piezas dentarias al embarazo. No son pocas las mujeres que no reciben ningún tipo de atención dental durante el embarazo por miedo a causar algún daño al feto.

Desde el año 2010 las embarazadas ingresan al plan AUGE. Por lo que reciben o deberían recibir atención en los Centros de atención Primaria.

Todo embarazo implica algún grado de riesgo de presentar complicaciones para la madre, su hijo, o ambos, por lo cual es necesaria una vigilancia adecuada durante el proceso reproductivo: embarazo, parto, puerperio. Es por eso que es necesario pesquisar el estado de salud bucal de las mujeres que se encuentran en estado de gravidez.

Los procedimientos odontológicos pueden realizarse durante todo el embarazo, sin embargo, el periodo más adecuado es entre 14 y 20 semana de gestación.

Los anestésicos locales con vasoconstrictor, como lidocaína con epinefrina, se pueden usar durante todo el tratamiento, evitando las inyecciones intravasculares.

El cuidado de la salud bucal de la embarazada debe incluir la evaluación del estado periodontal.

Los factores de riesgo de caries para las mujeres embarazadas no son distintos a los de la población adulta general. Dentro de los factores de riesgo, es decir, factores biológicos que contribuyen o causan la patología, se encuentran: microrganismos cariogenicos del biofilm, alteraciones en el flujo y composición salival, raíces expuestas y hábitos dietéticos desfavorables entre otros.

Este último punto, que durante los primeros meses de embarazo, y a raíz de los “antojos” que presentan las futuras madres, el riesgo de caries se ve aumentado, ya que las gestantes generalmente comen a deshoras alimentos cariogénicos y no tienen el hábito de lavar sus dientes después de cada ingesta, manteniendo los restos alimentarios que producen caries en la boca durante muchas horas.

Además, los primeros meses de gestación muchas mujeres sufren de naúseas y vómitos matutinos, siendo más frecuente durante el primer trimestre del embarazo. La exposición a los ácidos gástricos, los cuales acidifican el medio bucal, y si el lavado de dientes no es riguroso e inmediato, la acidez del vómito produce una desmineralización de los dientes, favoreciendo la erosión del esmalte, y facilitando la acción de las bacterias cariogénicas. También hay que considerar los cambios hormonales, que causan sequedad en la boca.

Pese a lo anterior siempre es bueno considerar que la caries es una enfermedad multifactorial, por lo que los grupos de mayor riesgo son aquellos que:

1. Presentan bajo nivel socioeconómico

2. Padres con bajo nivel educacional

3. Poco acceso a la atención dental

A esto se suman factores de riesgo individuales, los que deben ser identificados y sopesados respecto del paciente individual, para planificar el tratamiento más adecuado.

El riesgo de desarrollar caries se presenta en un continuo y cambia a través del tiempo, en la medida en que los factores de riesgo también puede modificarse, Por lo que se hace de vital importancia la educación y prevención.

Publicar un comentario