07 julio, 2006

¡Dr. llegò un guagua muerta!


No hay peor forma de despertar cuando uno está de turno con el grito de la auxiliar que avisa “Dr. llegó una guagua muerta”, me incorporo rápidamente, y ya mi colega José Silva, está realizando respiración boca a boca y masaje cardiaco ,pasan dos minutos eternos y el menor comienza a reaccionar. La madre presente no lo puede creer. Ella iba temprano al Hospital a un control con su hijo, en la micro nota que algo anda mal, dificultad respiratoria, palidez extrema, deja de respirar, pide al chofer que pare por que justo va pasando por afuera de la Posta.
Ingresa con palidez cadavérica, sin signos vitales un lactante de 10 meses.
No hay nada peor en nuestro trabajo que ver morir un pequeño y no hay nada más gratificante que participar de su resucitación cardiopulmonar exitosamente.
Ese día fue especial, ese niño no debía morir. La madre estaba feliz y nosotros también.
¿Qué es lo más gratificante de tu trabajo o de lo que haces?
Publicar un comentario