01 mayo, 2009

Los pacientes pueden morir ante nuestros ojos


Quizá una de las situaciones más dolorosas que enfrentamos en la urgencia, es cuando un paciente entra caminando y en el transcurso de la atención su corazón deja de latir y termina fallecido.
Cruzan por nuestra mente, preguntas como ¿Qué hice mal? ¿Qué no detecte?,¿era la evolución natural de su patología? Etc.
Mil preguntas que cruzan nuestra mente .Hace algunos días nos tocó vivir una situación de este tipo. Generalmente la familia entiende que no es nuestra responsabilidad ,hoy cuando el hijo del fallecido comenzaba a criticar nuestro accionar,un tío de él le señaló.”Recuerda que hace 3 meses el se arrancó del Hospital y no quería saber el origen de su dolencia abdominal”…”el había decidido morir y se había entregado”.
Con todo, la sensación es igual de amarga ,uno piensa, porque no lo mandé inmediatamente al Hospital…..aunque en el fondo sabemos que el desenlace hubiese sido el mismo.Quizá con este pensamiento lo que reflejamos es el no querer reconocer que los pacientes se nos pueden morir delante nuestro,por que en definitivamente no siempre lo podemos evitar.
Publicar un comentario