05 julio, 2009

Trauma Ocular




El trauma ocular es una de las principales causas de pérdida visual en el mundo. En los Estados Unidos de Norteamérica, se producen más de 2.5 millones de traumatismos oculares al año, dejando miles de personas visualmente incapacitadas. La mayoría de los que lo sufren son hombres (alrededor de 80%), siendo frecuente su ocurrencia en ambientes laborales. El traumatismo ocular es, en gran medida, prevenible, si se toman las precauciones adecuadas de protección, al estar expuesto al riesgo. Aquellos traumatismos que ocurren en el hogar son, en general, producidos por actividades semejantes a las que los generan en ambientes laborales, tales como uso descuidado de herramientas, y causticaciones, entre otros. De ahí la importancia de la toma de conciencia, por parte de la población, de este tipo de accidentes pueden incapacitar a una persona de por vida. El uso de lentes protectores, o de seguridad, es algo en extremo sencillo y de alto rendimiento, en términos de la protección que otorgan. La ocurrencia de un traumatismo ocular en un niño debe siempre tenerse en mente, no sólo por la gravedad que ellos pueden alcanzar, sino por que en muchas circunstancias los niños no los refieren con claridad, y pueden pasar desapercibidos. La actividad deportiva es otra circunstancia que debe tenerse presente, ya que los traumatismos producidas por ella son frecuentemente graves.
Publicar un comentario